El turismo estuvo parado durante años por la pandemia, pero los imperiosos lugares que existen en Benidorm han quedado esperando por sus turistas. Si deseas pasar unos días de playa, sol y arena, la Isla de Benidorm. Desde la costa de Benidorm, se puede contemplar la belleza de la Isla, uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad.

Cómo llegar a la Isla de Benidorm

La Isla de Benidorm ofrece una extraordinaria vista desde los cuatro puntos cardinales. Desde allí, podrás notar que, si bien no hay mucha vegetación, es uno de los puntos locales que más turistas atrae de día. Vale esta aclaración, ya que, de noche, la Isla de Benidorm queda desolada y silenciosa, como si fuese un lugar para estar solamente de día, mas esto no es así. El islote llega a 73 metros de alto, y tiene una superficie de 6,75 hectáreas. Se encuentra a tan solo 4 kilómetros de la costa (2,5 millas) y puedes llegar en botes, especializados para este tipo de turismo.

Qué hacer en la Isla de Benidorm

Benidorm es una de las ciudades más importantes de España, un atractivo para amantes de la playa, como la de Poniente y de Levante, además de leyendas y fiestas locales, que se realizan durante todo el año, como la de Semana Santa, o las Fiestas Mayores Patronales, con diferentes fiestas populares, peñas y hasta la selección de las Reinas y Damas mayores y menores.

Al llegar a Benidorm nos encontraremos con una ciudad no muy grande, por lo que se puede llegar de un lugar a otro a pie. Al ser un islote, a la Isla de Benidorm se llega en las llamadas “Golondrinas”, proporcionada por la empresa Excursiones Marítimas Benidorm, que son los botes especializados en llevar a turistas por las aguas mediterráneas por un recorrido de entre 15 y 20 minutos, pasando por la bahía de Benidorm, la de Villajoyosa o Altea, e incluso el Peñón de Ifach, en Calpe, a la vez que puedes ver el cristalino fondo del mar durante el trayecto.

Si hablamos de atractivos turísticos en la Isla de Benidorm, no podemos dejar de mencionar las actividades acuáticas y submarinas, pues sus aguas son cristalinas, lo que ofrece una impecable vista hacia el fondo del océano, por lo que la Isla de Benidorm es un lugar ideal para submarinistas, buceadores y, para quienes prefieren una actividad de menos riesgo, pueden optar por hacer snorkel en los lugares autorizados para esta práctica, o, simplemente, meterse al agua y contemplar el maravilloso paisaje.

Datos curiosos de la Isla de Benidorm

Al arribar al islote, puedes probar la comida mediterránea local en el único restaurante que se encuentra en la isla, que tiene una especialidad en arroces. Si así lo prefieres, puedes llevar una vianda y realizar un picnic a la orilla del mar, pero ¡ojo! La Isla de Benidorm conserva su flora y fauna, por lo que está considerada como parte del Parque Natural de Serra Gelada.

¿Sabías que en la Isla de Benidorm no hay habitantes? En el islote no vive nadie, es por eso que, por las noches, queda totalmente deshabitada. De hecho, los empleados del único restaurante de la isla y cualquier personal regresan a sus hogares acabada la jornada, para regresar al día siguiente. Según cuenta la historia, los piratas usaban la isla como una base para atacar a los pueblos costeros. En la época de 1830, la epidemia del cólera estaba haciendo estragos en las personas, por lo que algunas familias se instalaron en la Isla de Benidorm para huir de la peste.

Recomendaciones para ir a la Isla de Benidorm

  • Lleva protector solar.
  • Ve con ropa y calzado cómodo.
  • Lleva una mochila con agua, gafas de sol y sombrero.
  • No olvides llevar tus gafas de buceo.
  • Intenta no llevar algún carrito para bebés, ya que es un tanto incómodo caminar con él por tierra y piedras.
  • No salgas del sendero marcado y las zonas de baño autorizadas.
  • Infórmate bien acerca del horario de regreso a la costa.

Reservar ahora