Sin dudas, unos de los mejores lugares para visitar, es Alicante, la provincia de la Comunidad Valenciana, pues está rodeada de costas y sus playas son paradisíacas. En este artículo, te comentaremos los pueblos de Alicante con playa a los que no puedes dejar de ir.

Las playas y calas de agua cristalina que presenta la Costa Blanca no tienen nada que envidiarle al Caribe, esta costa tiene una longitud de 244 kilómetros, que va desde la Marina Alta hasta el sur de la Vega Baja. Repleta de acantilados y pueblos con playa, la Costa Blanca se caracteriza por la luz que viene de la zona litoral (de ahí viene su nombre).

A continuación, te dejamos una lista con los 10 mejores pueblos de Alicante con playa.

Benidorm

Conocida como “La Manhattan del Mediterráneo”, desde el pequeño pueblo de Benidorm se pueden contemplar los rascacielos de la capital del turismo de España, que era famoso en los años ’50 gracias a los pescadores que llegaban a las playas de este pueblo. Sin embargo, una de las principales características de Benidorm es la impresionante vista que nos regalan sus parques naturales, la ciudad y, sin dudas, los cuatro miradores de Benidorm.

Gracias a estas tantas maravillas de la naturaleza, la ciudad de la Comunidad Valenciana es considerada como el primer Destino Turístico Inteligente, por lo que no puedes dejar de visitarla.

Isla de Benidorm

Esta isla es parte del parque natural de Sierra Helada, desde donde se puede visitar una reserva marina desde un barco con visión submarina. Este parque natural va desde la isla hasta la sierra.

Sus aguas cristalinas permiten bañarse y descansar en sus costas, con una vista increíble. Si vas en un día soleado y despejado, y subes hasta el punto más alto, podrás ver hasta San Juan. Otro atractivo turístico de Benidorm, y que lo hace aún más interesante, es su característico skyline.

Jávea o Xàbia

Otro de los pueblos turísticos de Alicante, y de la Costa Blanca, es Jávea, un pueblo que, además de sus impecables playas, posee un casco histórico con construcciones que datan de siglos pasados, con calles empedradas y antiguos edificios, que fueron construidos con rocas de la Cova Tallada, en donde encontrarás una cueva en el mar. Allí, podrás bañarte y sentir que has viajado al pasado.

Dénia

Dénia es considerada por la UNESCO como la Ciudad Creativa de la Gastronomía, y la capital de la comarca de la Marina Alta. Esta ciudad portuaria es de origen íbero, y, en la época romana, fue de gran importancia. En la actualidad, está poblada por dianenses.

Si de gastronomía hablamos, no puedes dejar de probar la característica gamba roja de Dénia, un plato típico, ideal para probar si visitas este pueblo de la Comunidad Valenciana. Otros atractivos turísticos de Dénia son su museo arqueológico, y el museo del juguete, pero nada como sus playas.

Además, podrás visitar el pintoresco Barrio de Baix la Mar, el Castillo, el macizo del Montgó, uno de los impresionantes parques naturales de Valencia, y, claro, su puerto.

Altea

Altea es considerado como el pueblo costero de Alicante y, según varios turistas, es el pueblo más bonito y pintoresco de la Costa Blanca, gracias a sus calles empedradas y su gran iglesia con cúpula azul, que no pasa desapercibida.

Sus calles empedradas te llevarán a siglos pasados en este pueblo de la Comarca de la Marina Baixa, y podrás disfrutar de fiestas de Moros y Cristianos, como Villajoyosa o Alcoy.

Villajoyosa

Siguiendo con las localidades pesqueras, Villajoyosa se destaca por sus casas de diferentes colores, ubicadas a metros del mar. Este pueblo se caracteriza por los chocolates Valor, pero, aún más, por sus 15 kilómetros de puras costas de más de 3 siglos de historia, que pueden contemplarse en el reconocido y premiado museo, que posee los restos romanos mejor conservados de España.

En sus playas podrás encontrar calas, arena fina, ideal para ir con la familia y comer algo en los típicos chiringuitos locales, en donde podrás probar el fresco pescado que viene directo del puerto, y, si vas más allá, descubrirás ¡hasta playas nudistas!

Benissa

La costa de Benissa se caracteriza por su población de la Marina Alta. Si bien este pueblo no es tan conocido para los turistas, los habitantes locales disfrutan de las impecables playas y calas, por lo que, si visitas Benissa, te aseguramos que no te arrepentirás.

Además, puedes visitar diferentes edificios monumentales, como la Llotja, el palacio de los Torres-Orduña o el convento de Padres Franciscanos. Ubicado al norte de la Costa Blanca, Benissa es ideal para pasar unas vacaciones de relax, gracias a la tranquilidad que ofrecen sus playas y su oasis con aguas cristalinas.

 

Reservar ahora