Si quieres visitar una ciudad de España, Benidorm es una de las mejores opciones, pues no te arrepentirás, ya que es uno de los más bellos e imponentes lugares no solo del país, sino que del mundo entero. No, no estamos exagerando. Si ya has venido y conoces los miradores de Benidorm, ya sabes de qué hablamos. Si eres un turista que nunca ha venido a la ciudad alicantina, luego de leer este artículo, entenderás a qué nos referimos.

En Benidorm no solo podrás visitar diferentes sitios de ensueño, sino que, además, es un excelente lugar para tomar fotografías desde los Miradores de Benidorm, o simplemente contemplar la inmensidad de la naturaleza que nos rodea, con unos atardeceres espectaculares, que no querrás que acaben nunca. Es por esto que te preparamos los cuatro mejores Miradores de Benidorm, que no puedes dejar de visitar.

Mirador del Castillo (Plaza del Castell)

Si vamos a la Plaza de Castell, se podrá acceder al Mirador del Castillo pasando un arco, que se encuentra en el casco antiguo de la ciudad de Alicante. Si quieres llegar a este mirador de Benidorm, deberás llegar hasta la Iglesia de San Jaime y Santa Ana. Para esto, primero hay que subir el Carrer Major.

Al llegar a la cima, estarás pisando la tierra en donde, en 1813, aproximadamente, estaba el Castillo. En este sitio, actualmente se encuentra la Plaza de Santa Ana, o Plaza de los Cañones, en donde, hace dos siglos, estaba la fortaleza. De hecho, el acceso desde la Iglesia es, quizás, el único resto que queda del Castillo.

En esta zona central, en donde se encontraba el Castillo medieval, verás una balaustrada con arcos y un pozo, y quizás te topes con alguna boda u otro evento, ya que se convirtió en un hermoso lugar para este tipo de celebraciones.

Balcón del Mediterráneo

Quizás conozcas a este Mirador de Benidorm como el Mirador de Punta Canfali. De cualquier manera, este es uno de los lugares más concurridos por los turistas, ya que es un sitio caracterizado por ser un ícono del país, pues está sobre una gran roca ubicada en el mismísimo Mar Mediterráneo.

Para llegar hasta esta roca, que fue reformada para hacerla de forma pentagonal, se debe subir por unas escaleras que se encuentran frente al géiser. Al hacer esta reforma, podrás ver, en el suelo, debajo de unas placas transparentes, restos fósiles de hace siglos, que dejaron para que los turistas puedan contemplar estos hallazgos.

Además, el Balcón del Mediterráneo se caracteriza por ser el Mirador de Benidorm que separa la Playa de Poniente de la Playa de Levante.

Mirador de la Creu

El Mirador de la Creu es no solo un lugar turístico, sino que, además, es una ciudad para vivir, o quedarse unos días, ya que hay una gran variedad de hoteles y apartamentos. Para llegar a este mirador, se puede subir en coche hasta el final de la playa de Levante, aunque, si lo prefieres, puedes hacerlo caminando, pero puede que necesites un respirador luego.

Al llegar al punto más alto, deberás dejar tu vehículo aparcado al lado de la ruta, para continuar por un camino de rocas. Deberás subir por una escalera hasta el Mirador de la Creu, desde donde se podrá ver la cruz en Sierra Helada, detrás de la Torre Lugano. Además, se puede observar parte de Levante, hasta el Rincón de Loix.

Mirador de la ermita de la Virgen del Mar

Ideal para fotógrafos de paisajes, el Mirador de la ermita de la Virgen del Mar es, justamente, un mirador con una gran vista panorámica de la Playa de Poniente. Para esto, se puede ir por el Mont Benidorm, que se encuentra del lado opuesto a Levante. Por la parte más alta de este monte se puede acceder al Mirador de la ermita de la Virgen del Mar.

Este Mirador de Benidorm se caracteriza, entre sus tantas cualidades, por brindar una vista perfecta de los dos edificios más altos de esta ciudad de Alicante: el Gran Hotel Bali, que está situado a la izquierda de las dos torres pertenecientes a In Tempo, que tiene unos 200 metros de altura. Estos edificios están unidos por un gran y brillante diamante, que se ubica entre ambas estructuras.

 

Reservar ahora